México 

Trucos para dejar el pavo de Navidad jugoso y lleno de sabor

 

Llega diciembre y con ello los planes para la cena navideña; uno de los platos tradicionales que acompañan a las familias mexicanas durante las fiestas decembrinas es el pavo, y aunque existen muchas formas de prepararlos, lo que más nos gusta es que quede jugoso. ¿Quieres conocer algunos trucos para que te quede delicioso? Entonces no te detengas, y sigue leyendo esta nota.

 

Elige el pavo perfecto

Comencemos por elegir el pavo adecuado para tu cena, si bien hoy en día hay muchas opciones, deberás tomar en cuenta los gustos de tu familia y la forma en que vas a prepararlo. Antes de seleccionar el pavo que vas a cocinar, toma en cuenta lo siguiente: 

  • El tamaño: Es importante que planifiques previamente con cuántas personas vas a compartir tu cena de Navidad, de esta manera podrás saber el tamaño perfecto. Procura comprar un pavo grande o mediano para que las porciones sean vastas, además, toma en cuenta que un clásico es invitar a la familia al recalentado, por lo que contar con un porciones de sobra será lo mejor. 
  • El tipo de pavo
    • Orgánicos: Su alimentación es natural, y es una de las mejores opciones porque al cocinarlos su carne queda más suave. 
    • Clásicos:  Tienen un sabor fuerte pero son de gran calidad. 
    • Ahumados: Su carne suele ser dura y seca, además, ya están precocinados. 
    • Heirloom: Su carne es más oscura y su sabor es aún más fuerte que el clásico. 
    • Congelado o fresco: Si compras un pavo congelado, tardarás aproximadamente medio día en descongelarlo, en cambio si decides comprar un pavo fresco deberás ir por él uno o dos días antes para que tenga un buen sabor.
  • Revisa las etiquetas: Antes de elegir tu pavo, revisa la etiqueta de los pavos, ahí podrás encontrar información que te puede ser útil para la preparación. Si eliges una hembra, la carne será mucho más suave que la de un pavo macho.

¡Aprende a inyectarlo paso a paso! 

Ha llegado el momento cumbre en la preparación de tu pavo, ¡la hora de inyectarlo! Así que pon manos a la obra, prepara tu pavo en una charola adecuada y consigue una buena jeringa especial para esta tarea. Ahora, sigue estos pasos: 

  • ¿Elegiste un pavo congelado? Entonces colócalo en el refrigerador durante 2 ó 3 noches previas a la cocción. 
  • Coloca tu pavo en una charola o recipiente de aluminio o acero inoxidable de buen tamaño y con paredes altas, así no escurrirán los jugos de la carne.
  • Prepara un marinado al gusto de tu familia, aquí te dejamos algunas ideas: 
      • Glaseado de Durazno Bourbon: Un marinado de sabor muy dulce, que no es tan común pero queda delicioso. Mezcla ½ taza de conservas de durazno, dos cucharadas de bourbon y dos cucharaditas de amargo de angostura.
      • Agridulce: Licúa jugo de piña, salsa picante (Tabasco, de preferencia) y un poco de azúcar.
      • Especiado: Licúa muy bien leche, cebolla, ajo, pimienta negra entera, orégano.
      • Mezcla vino blanco y jugo de mandarina.
  • Con la ayuda de tu jeringa especial, inyecta varias veces la pechuga, piernas y muslos del pavo. Trata de usar siempre el mismo agujero de entrada, así evitarás hacer muchos orificios donde podría escurrirse el jugo.
  • Inyecta poco a poco la pechuga para que los jugos se conserven mejor, esta es la parte más seca del pavo y también la más carnosa, por lo que deberás agregar más marinado. 
  • Una vez que has terminado de inyectarlo, cubre el pavo con plástico y consérvalo en el refrigerador. 
  • Deja que el pavo se marine durante una hora previa a meterlo al horno. 
  • En el instante previo a meterlo al horno, unta el pavo usando mantequilla suavizada, ayúdate de una brocha. Así quedará dorado y con más sabor. 

    Haz caso de estos consejos para disfrutar un pavo jugosos en tu cena navideña, nada como el delicioso sabor de hogar para compartir estas fechas en familia. Y tú, ¿qué vas a cocinar para tus fiestas decembrinas? ¡Cuéntanos en nuestras redes sociales!