México 

¿Quieres dormir mejor? ¡Estos alimentos pueden ayudarte!

¿Llega la noche y al acostarte lo único que pasa es que das vueltas en la cama sin poder cerrar el ojo? Seguramente muchas veces te has preguntado qué hacer para evitar el insomnio y dormir mejor, pues es hora de considerar algunos alimentos que al ser ingeridos durante la cena pueden ayudar a tu cuerpo a relajarse. 

El sueño es una de las tareas más importantes del cerebro, pues durante ese momento se restablecen las funciones físicas y psicológicas esenciales para  el rendimiento diario, por ello es muy importante que éste sea de calidad.

 Existen algunas maneras para mejorar el descanso, como cumplir con cierto número de horas, no consumir estimulantes durante la noche o no usar dispositivos electrónicos, pero hay algo en lo que pocas veces pensamos y que puede ser muy sencillo de cambiar en nuestros hábitos diarios: los alimentos que consumimos durante la cena.

Lo que cenamos importa

Una adecuada alimentación durante la cena puede ser una variable que juegue a favor para brindarte un adecuado descanso. Si quieres tener noches de dulces sueños entonces te recomendamos que incluyas algunos de los siguientes alimentos: 

Leche: ¿Alguna vez cuando niño te dieron leche tibia para poder dormir? ¡Mamá siempre tiene los mejores remedios! Beber un vaso de leche tibia al terminar el día es un remedio natural contra el insomnio, esto es gracias a la presencia de triptófano, un aminoácido que ayuda a los neurotransmisores del ciclo del sueño, y al calcio, encargado de asimilar esta sustancia. 

Si la leche te cae pesada o no te gusta, un poco de yogurt natural también puede ayudarte. 

Miel: Por no tratarse de un azúcar procesado, al consumir este producto natural se aumenta ligeramente el nivel de azúcar en la sangre. El aumento controlado de la insulina, logra que el triptófano entre en nuestro cerebro y se convierte en serotonina, esta, al estar en la oscuridad se transforma en melatonina. ¡Y adivina! La melatonina es la hormona que induce al sueño. 

Agregar una cucharada de miel en tu té o mezclada con leche o yogurt podría ayudarte a conciliar más rápido el tan esperado descanso. 

Plátano: El plátano también contiene triptófano, un aminoácido que ayuda a producir la hormona responsable de regular el sueño: la serotonina. Además, la serotonina es un antidepresivo que controla el estado de ánimo, la ansiedad y la irritabilidad, así que si no fue un buen día, un plátano te ayudará a mejorar tu humor. 

Comer dos plátanos al día, uno en la noche, podría brindarte un sueño más profundo y quitarte las ganas de esos antojos nocturnos. 

Almendras y nueces: Uno de los beneficios de los frutos secos es que gracias a su contenido de triptófano y magnesio pueden inducir a un sueño reparador. También son una buena fuente de grasas y proteínas saludables y aportan calcio, de esta manera proporcionan sensación de saciedad. 

Por su lado, las almendras aportan ácidos grasos poliinsaturados, como el ácido linoleico que ayuda a prevenir el insomnio. 

Carnes de pollo o pavo: Una característica de estas carnes es que son bajas en grasa y tienen un alto valor proteico, ricas en triptófano. ¡Sí! El aminoácido aliado en la lucha contra el insomnio. Combinadas con otros ingredientes pueden ser parte de una gran cena que además te ayude a garantizar un buen descanso. 

Piña: La piña es rica en vitaminas y minerales, además contiene algunos otros componentes que calman la ansiedad. Si agregas piña a tu cena, llevas triptófano al cerebro para convertirlo en melatonina, la hormona del sueño. 

¡Una buena opción para cenar podría ser una ensalada que incluya almendras, piña, queso y trozos de pollo! Si bien no hay una fórmula perfecta y todos los cuerpos reaccionan diferente, incluir uno o varios de estos alimentos en tu cena pueden ayudarte a tener un descanso reparador, date la oportunidad de cambiar tus hábitos para mejorar tus horas de sueño.