México 

Guía para comenzar a hacer cerveza artesanal

Aunque existen muchas empresas multinacionales que la producen, en los últimos años personas de todo el mundo se han atrevido a hacer cerveza de manera artesanal conquistando millones de paladares. Esta bebida se ha vuelto tan popular que por eso en agosto se celebra el Día Internacional de la Cerveza. ¿Te gustaría aprender a elaborar la tuya? Entonces ¡continúa leyendo!

La receta está en su historia

Aunque no se sabe con exactitud dónde nació, su origen es tan antiguo como la humanidad. De hecho, los primeros registros datan del año 4000 antes de Cristo, por lo que tenemos que remontarnos hasta Mesopotamia, región en donde los antiguos sumerios prepararon un extracto de cebada que llamaron “bebida fuerte”.

Sin embargo, fue hasta 1516 que Guillermo IV de Baviera decretó en Alemania la Ley de la Pureza, la cual establecía que el agua, la cebada malteada y el lúpulo eran los únicos ingredientes que debían emplearse para la elaboración de la cerveza. Con el tiempo, se agregaron las levaduras. 

Como dato curioso, a finales de los 70 en Reino Unido, surgió una generación de pequeñas cervecerías que ofrecían la cerveza que ellos mismos trabajaban. A estos lugares se les conoció como Brewpubs o Microcervecerías. 

Hacer cervezas artesanales o Craft Beers está cambiando el rumbo de la industria cervecera. Aunque en México la producción de esta bebida es algo relativamente nuevo, pues a partir del 2011 comenzó a crecer de manera sostenida, cada día se suman más marcas a esta competencia. 

¿Francia o Bélgica? Descubre en este blog de dónde son las papas fritas

¿Cómo hacer cerveza artesanal casera? 

Como todo en la vida, lograr la excelencia lleva tiempo. Lo primero que te podemos recomendar es que seas paciente. Hacer cerveza lleva su tiempo, por lo que tendrás que invertir en equipo, ingredientes y algunos libros para guiarte en el proceso. 

Ingredientes

Como indica la Ley de la Pureza, se necesitan pocos ingredientes para darle vida a esta bebida. 

  • Agua
  • Malta
  • Lúpulo
  • Levadura

La magia de la cerveza artesanal radica en añadir azúcar, especias, flores o frutos que le den un sabor y aroma únicos a esta bebida. La cantidad de cada ingrediente depende del tipo que quieras preparar.

Instrumentos

  • Hidrómetro
  • Termómetro
  • Molino para malta
  • Báscula
  • Un par de ollas grandes. Se recomienda que las ollas sean considerablemente más grandes (al menos 10 litros) para que los ingredientes no se derramen en el proceso
  •  Fermentador con airlock
  • Serpentín de refrigeración o una tina con hielos para enfriar el mosto
  • Sanitizante
  • Botellas y corcholatas
  • Algún método para limpiar botellas

También puedes leer: La relación entre el amor y la comida, una cuestión científica

Proceso

Maceración 

La malta previamente molida debe meterse en agua que esté entre los 65 y 67 grados centígrados al menos por una hora. Con esto, se obtendrá una infusión en donde las enzimas transformen los almidones en azúcares fermentables. 

Hervor

Una vez que el líquido tenga la densidad correcta, se recupera el mosto, que es el resultado del proceso anterior. Se hierve de una hora a hora y media dependiendo el tipo de cerveza que se desea obtener. 

Aquí es cuando se agrega el lúpulo gradualmente cada 15 minutos. Si deseas una cerveza más amarga, este ingrediente se incorpora al principio de la preparación.

Enfriamiento

Para comenzar esta parte, se mide la densidad del líquido, ya que en los procesos anteriores se perdió volumen. 

Lo complicado de este proceso es hacer que el líquido pase de la temperatura de hervor a cerca de los 27 grados lo antes posible y para eso se utiliza el serpentín. Después se oxigena el mosto para que la levadura pueda reproducirse. 

Fermentación 

Ya que se ha oxigenado el mosto, se agrega la levadura seca o líquida para proceder a sellar el recipiente y fermentar. 

De manera general, este es el proceso para hacer una cerveza artesanal y aunque es relativamente fácil, debes considerar factores como el lugar donde la realizarás, la limpieza en el proceso, los ingredientes, los controles de calidad que deberás seguir, etcétera.

Con el tiempo, encontrarás una receta que te guste y podrás reunirte con amigos y disfrutar de un clásico plato de alitas y cerveza sin salir de casa sea o no el Día Internacional de la Cerveza.