México 

Cochinita Pibil: razones para incluirla en tu dieta

¿Eres de los que escuchan la palabra “Yucatán” y lo primero que te viene a la mente es la deliciosa cochinita pibil? ¡Entonces eres uno de los nuestros! Este platillo originario del sur de México ha cautivado millones de paladares por miles de años. Pero ¿sabes cuál es el origen de esta delicia?

La cochinita pibil surgió en la época prehispánica en la fiesta del 2 de noviembre. En ese entonces se conocía como “Hanal Pixan” o comida de las almas. Y se trataba de una tradición del pueblo maya para recordar de una manera muy especial a los familiares y amigos que se adelantaron en el viaje eterno.

¿Cómo ha evolucionado la cochinita pibil?

Este platillo prehispánico se preparaba con carne de venado, pecarí (un mamífero muy parecido a los jabalíes) o pavo. Pero con la llegada de los españoles se empezó a usar el cerdo en la gastronomía. Así fue como este platillo se convirtió en la fusión de dos grandes culturas: la nuestra y la española.

Pero en realidad, lo que caracteriza a la cochinita pibil, es la forma en que se prepara. La palabra “pib” significa “horneado en”. El pib es un horno subterráneo que utilizaban los mayas con piedras o leña caliente en donde introducían los alimentos envueltos en hojas de plátano. Para su cocción, la cochinita pibil podía alcanzar temperaturas de hasta 200ºC. Pero gracias a este método, la carne de puerco solía quedar extremadamente suave para su fácil consumo.

Actualmente, es evidente que no todas las familias lo preparan así, pero la cochinita pibil se sigue caracterizando por dos cosas. Una, el sabor del achiote. Y dos, por estar acompañada de cebollas moradas en salsa xnipec, una salsa picante elaborada con chile habanero, tomate, cebolla morada, jugo de naranja agria y sal.

Razones para comer Cochinita Pibil

Obvio, porque es deliciosa. Pero además de eso, incluir la cochinita pibil en tu dieta tiene grandes beneficios para tu organismo. ¿Quieres conocerlos?

  • La carne de cerdo mejora el funcionamiento del sistema inmune y ayuda a mantener la masa muscular y el correcto funcionamiento de los huesos.
  • La cochinita pibil contiene altas dosis de tiamina, más conocida como vitamina B1. Esta es necesaria para poder asimilar los carbohidratos en el organismo.
  • El achiote, el condimento con el que se prepara la cochinita pibil, es antiinflamatorio. Eso significa que puede calmar dolores musculares y artríticos. Además, ayudar a reforzar el sistema inmunológico. El achiote es fundamental en la comida yucateca. Además de ser ingrediente esencial de la cochinita pibil, está presente en el kabik, los tamales de masa colada, chorizos, longanizas, escabeches tiquinxic y muchos otros platillos.

Semilla de achiote

    • La cebolla posee propiedades antioxidantes y puede ayudar a reducir los síntomas de fatiga, ansiedad y depresión. Además, previene la presencia de parásitos en el estómago y el estreñimiento. Cuando se consume en cantidades moderadas, alivia las digestiones pesadas. Eso sí, no te excedas en la cantidad para evitar sufrir acidez.
    • Al contrario de lo que la gente piensa, la cochinita pibil no aporta tanta grasa. Por cada 100 gramos de carne, solo hay 2.4 gramos de grasa saturada (menos del 10% de la recomendación diaria). El resto de las grasas que aporta son monoinsaturadas o saludables, similares a las del aceite de oliva. Eso sí, la porción ideal para cada persona debe determinarla un nutriólogo de acuerdo con tus necesidades específicas.

    Lee más: Cumple tus propósitos de mejorar tu alimentación.

    ¡Cuidado con los carbohidratos!

    La cochinita pibil como tal, no aporta grandes cantidades de carbohidratos. El problema es que normalmente la consumimos en tacos, tortas o panuchos, así que las calorías se nos pueden salir de control. Si estás cuidando no subir de peso, procura solo acompañarla con 1 o 2 tortillas o, si prefieres bolillo, la porción ideal sería la mitad.

    Para ti, ¿cuál es la mejor forma de comer cochinita pibil?

    Encuentra en Savorly deliciosos platillos con cochinita pibil hechos por cocineros locales con el auténtico sabor casero.